Integrativa Psicología

Acerca de mí

Javier Rodríguez - Psicólogo

Son las circunstancias que atravesamos en la vida junto a las decisiones que tomamos las que hacen que nos vayamos orientando en una determinada dirección, tejiendo nuestro camino.

Desde siempre se me ha dado bien escuchar a la gente. Sin duda, una de las decisiones más acertadas en mi vida ha sido el haber escogido estudiar Psicología.

Me licencié en Psicología en la Universidad de Santiago de Compostela en el 2005. Al terminar me quedé desencantado con la forma generalizada de hacer psicología, donde la curación era reducida, casi por completo, a “poner etiquetas” y se resumía en tratar los síntomas sin profundizar en la raíz de la problemática que angustiaba a las personas.

Posteriormente, en 2008, cursé un Máster en Medicina Natural en la Facultad de Medicina de la USC.

En 2012 llegué a Oxígeme, donde conocí al Dr. Manuel Almendro, adquiriendo una perspectiva más holística e integrativa en la forma de entender al ser humano, la enfermedad y la curación, para la aplicación en la práctica psicoterapéutica. 

Allí me formé durante años, adquiriendo experiencia al mismo tiempo que continué profundizando en mi propio proceso personal, cuestión que considero básica y clave para estar preparado a la hora de acompañar a las personas en un proceso psicoterapéutico profundo.

Con el tiempo tomé la decisión de continuar mi propio camino profesional a partir de la línea base aprendida, una psicología integrativa aplicada.

En mi opinión, y en base a su significado literal como “estudio o tratado del alma”, la Psicología no ha de reducirse al simple estudio de la conducta humana. Creo que su ámbito de estudio no ha de quedarse tan en la superficie y ha de ocuparse de aspectos más profundos. En este sentido, la psicología podría ser entendida como una condición inherente a todo ser humano, más que como una disciplina en sí, resultando la vida como un continuo proceso de consciencia.

A día de hoy, mi forma de entender la vida va de la mano del trabajo personal con uno mismo y del servicio profesional que presto, acompañado de la práctica continuada a diario de meditación-mindfulness.

Me considero una persona afortunada por haber encontrado mi vocación y poder dedicarme a ella personal y profesionalmente de forma apasionada, acompañando a las personas en sus procesos personales, integrando lo tradicional y lo vanguardista.